Es tiempo de retornar a nuestro Dios.

Tiempo de arrepentimiento.